martes, 7 de diciembre de 2010

De ficción

El amor en los tiempos de cólera. Gabriel García Márquez
  
Florentino Ariza se declara a Fermina Daza, con el cadáver del marido aun caliente:
-“Fermina –le dijo- : he esperado esta ocasión durante más de medio siglo, para repetirle una vez más el juramento de mi fidelidad eterna y mi amor para siempre”. ……
“Largate. Y no te dejes ver nunca más en los años que te queden de vida…..
….” Que espero que sean pocos”
……”Florentino Ariza, en cambio, no había dejado de pensar en ella un solo instante después de que Fermina Daza lo rechazó sin apelación después de unos amores largos y contrariados, y habían transcurrido desde entonces cincuenta y un años, nueve meses y cuatro días.”


Aún le quedan al lector más de tres cuartas partes del libro por delante…..
Que se puede decir para recomendar la lectura de una de las historias de amor más grandes jamás contada. La he leído tres veces y las páginas finales se leen con el placer del que está balanceándose en una mecedora plácidamente reconfortado con el mundo y con una sonrisa ladeada en el rostro.
No quiero decir más….¡la he recomendado tantas veces¡. Tan solo que Javier Bardem no debería haberse atrevido a hacer de Florentino Ariza en un fallido film que creo que no debió realizarse.


.
 El nombre que ahora digo. Antonio Soler

Aún no  entiendo como no se ha hecho con esta novela  la mejor película sobre la guerra civil española.
Me impresionó enormemente cuando la leí. Por eso la volví a leer varias veces, subrayé muchos fragmentos, me imaginé perfectamente una maravillosa película, e intenté hacer, como ejercicio, un guión cinematográfico
El guión era muy fiel a la novela porque me parece que está dentro de ella, me pareció muy fácil imaginarse una emotiva y encendida historia de amor en medio de las tremendas dificultades del conflicto bélico. Lo titulé: “ Mi patria fue una mujer“ , Así comienza el guión, y la novela:   

He perdido mi patria dejó escrito Gustavo Sintora en el inicio de uno de sus cuadernos. Pero cuando escribió esas palabras, no hablaba de ningún país, de ningún ejército ni territorio, de ninguna bandera. Su patria fue una mujer que tenía nombre y ojos de atardeceres. Lo dejó dicho, escrito en esos cuadernos de letra menuda y fragmentos sin orden que Sintora entregó a mi padre y que finalmente acabaron por llegar a mis manos. Ahora los voy leyendo despacio, recomponiendo aquella historia que comenzó poco antes de que yo naciera, y a través de ellos voy conociendo a esos personajes que tantas veces vi a lo largo de mi infancia”.

La historia de un joven soldado andaluz, Gustavo Sintora, y  Serena Vergara pasó a ser una de las historias más conmovedoras  que me ha regalado la ficción.



La fiesta del chivo. Mario Vargas Llosa
                          
Extensa novela que combina elementos de ficción con acontecimientos históricos. A través de varias líneas narrativas entrecruzadas el autor nos sumerge en el  submundo del dictador dominicano Rafael Leonidas Trujillo, que tuvo el poder absoluto de su país durante más de tres décadas.  Vargas Llosa retrata  la estructura corrupta de un régimen y el sometimiento de todo un país a los abusos de un solo hombre. Relatado con tensión y fuerza de principio a fin, hace que la novela se lea con encogimiento. Recuerdo que algunas páginas en las que se describen algunas torturas hacían que cerrara momentáneamente el libro para coger aire, para relajar el alma y reflexionar como el hombre puede a veces traspasar los límites más insospechados de crueldad. Cuando terminé la novela intenté averiguar más cosas sobre la historia y el destino de los dominicanos. La curiosidad por saber que había sido de los descendientes de aquel régimen tan brutal y mezquino me acompañó durante un tiempo.





Lolita . Vladimir Nabokov

“Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas, pecado mío, alma mía”….
Así comienza uno de los libros más polémicos  y malditos de la literatura. La escandalosa obsesión del cuarentón Humbert Humbert por una niña de apenas trece años cuyo nombre pasó a universalizarse  para referirse a un nuevo concepto.
La novela comienza con la confesión del protagonista a los jueces del tribunal que va a juzgarlo por asesino, de su enfermiza atracción por las niñas precoces, que alcanza el climax al conocer a Lolita. Este encuentro le arrastrará por un itinerario de amor y muerte a lo largo de personajes y moteles ridículos  de los Estados Unidos.
La historia no es pornográfica, sino escandalosa, enfermiza, sobre todo porque el protagonista la siente y la sufre así. Es consciente de su demencia y monstruosidad  sin que sea capaz de hacer nada para impedir su tormento interior.
 “si una cuerda de violín puede sentir dolor, yo era esa cuerda”



Crimen y castigo. Fedor Dostoievski

Fué el primer libro importante que leí en la adolescencia. Recuerdo que lo hize con voracidad y entusiasmo. Un apasionante y  profundo análisis psicológico de su protagonista, el joven Raskolnikov. Un estudiante  que vive prácticamente en la miseria y para salir de los problemas económicos en los que se ve sumido, decide asesinar a una vieja prestamista para luego robarle todo su dinero. A partir de ese momento, Raskolnikov entra en una lucha entre la justificación y la culpa que se convertirá en su propia prisión

¿Qué ocurre cuando  una  persona inteligente y sensible comete un acto despreciable?  El remordimiento como uno de los peores castigos......
Recuerdo el grato impacto que me causó, y por tanto,  merece una relectura.



No hay comentarios:

Publicar un comentario